Saltar al contenido

Piragüismo

Piragüismo
Piragüismo
El Piragüismo es uno de los vehículos navegables más antiguos que existen. Casi todos los pueblos y tribus que han habitado la Tierra y necesitaban el río para vivir han usado la canoa para hacer sus vidas más fáciles. Los conquistadores de América ya habían observado cómo los indios del Caribe navegaban en pequeñas embarcaciones construidas con troncos de árboles ahuecados, que impulsaban con remos. Aunque las canoas y los kayaks, lejos de desaparecer en las sociedades más civilizadas o modernas, se han popularizado como un deporte atractivo y dinámico que puede practicarse tanto en aguas tranquilas y mansas como en los rápidos de los ríos más salvajes. El piragüismo es un deporte acuático en el que se puede alcanzar grandes velocidades, consiste en navegar con canoas o kayaks, propulsados por uno, dos o cuatro tripulantes. En esta disciplina se disputan carreras de velocidad y de larga distancia. Los materiales fundamentales son: la embarcación (canoa o kayak); un remo; un casco ligero normalmente de fibra de vidrio o plástico en las embarcaciones de recreo, y kevlar o fibras de carbono en las embarcaciones de competición; un chaleco salvavidas; una cuerda de rescate, botas, calcetines y guantes de neopreno y, por supuesto, el traje isotérmico o de neopreno.

Piragüismo

Empecemos con lo básico. Para simplificar, el piragüismo es un deporte acuático que se practica en un barco ligero, hecho de diferentes materiales y propulsado por remos.

Los barcos más comunes son las canoas y los kayaks. Ambos pueden ser para 1, 2 o 4 miembros de la tripulación. Pero nunca para 3 o más de 4. Es habitual referirse a ellos por su inicial y el número de miembros de la tripulación (C1, K2… )

Como resultado de estos barcos, el piragüismo también se llama canotaje, canoa o kayak.

Hay otros tipos específicos de barcos para cada modalidad, aunque son menos frecuentes.

Canoa vs. Kayak

Aunque a primera vista puedan parecer iguales, la verdad es que son dos tipos diferentes de barcos.

En un kayak, el remero se sienta y utiliza un remo de dos palas, una en cada extremo. Se originaron en la cultura Inuit (esquimal) y son más populares porque son más cómodos, más rápidos y más estables.

En la canoa, sin embargo, el remero se arrodilla y utiliza una pala de una sola hoja. Aunque se le atribuyen diferentes orígenes, es bastante aceptado que provienen de los indios americanos.

Entonces, ¿qué es una canoa, se pregunta? Las canoas son ambas cosas. Es un concepto genérico, de la misma manera que el piragüismo abarca cualquier competición, ya sea en kayak, canoa u otro tipo de barco con características similares.

Historia del piragüismo

Pero volvamos a los orígenes. El piragüismo es uno de los medios de transporte más antiguos. Surgió y se desarrolló en diferentes partes del mundo, en diferentes momentos de la historia. Fue utilizado por varias civilizaciones sin relación aparente entre ellas, como por ejemplo Mesopotamia, algunas culturas prehispánicas de América y los inuit, en el Ártico. La diferencia en los barcos surge de estos diferentes orígenes.

Como deporte, comenzó a surgir a mediados del siglo XIX y tal como lo conocemos hoy en día, en 1865. Ese año John MacGregor, un abogado escocés, construyó un kayak con el que viajó primero por los ríos británicos y luego por los nórdicos y centroeuropeos. Más tarde también navegó por el Mar Rojo, el Río Jordán, el Canal de Suez y el Nilo.

Su barco, al que bautizó como “Rob Roy”, fue diseñado por él y con un peso no superior a 30 kg era lo suficientemente ligero como para ser transportado por él. Estaba completamente cubierta, excepto por un agujero superior en el que se sentaba para impulsarla con un remo de doble pala o una pequeña vela.

A nivel recreativo y de competición, los primeros kayaks comenzaron a extenderse por Suiza y Alemania utilizando la misma forma y materiales que los Inuit. Para facilitar su transporte, se construyeron con armazones desmontables que permitían llevarlos en mochilas. A partir de ese momento, los kayaks sufrieron diferentes rediseños hasta llegar al que conocemos hoy en día.

En 1924 se fundó la primera Federación Internacional de Piragüismo para agrupar a las diferentes asociaciones que existían en todo el mundo. Estaba formada por Austria, Dinamarca, Alemania y Suecia. En 1938, organizó el primer Campeonato Mundial de Piragüismo en Aguas Tranquilas. En 1946 cambió su nombre por el de Federación Internacional de Canoa (ICF), que aún mantiene.

En cuanto a los Juegos Olímpicos, el piragüismo se incluyó como deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de París de 1924 y definitivamente en los de Berlín de 1936.

Tipos de canotaje

Existen múltiples modalidades, cada una con sus reglas específicas, sin embargo, es muy común hacer la diferenciación entre las modalidades que se disputan en Aguas Tranquilas y Aguas Bravas.

Estos dos grupos se forman a partir de los diferentes niveles de dificultad utilizados para clasificar las aguas. Los niveles I y II se consideran Aguas Tranquilas y el resto Aguas Bravas. A estas últimas también se les llama Aguas Blancas, por el color que proporciona la espuma que se forma durante la turbulencia.

Niveles de dificultad de Aguas de Piragüismo

  • Nivel I – Fácil: Aguas tranquilas sin ninguna dificultad de navegación. Plana o prácticamente plana.
  • Nivel II – Pequeñas dificultades: Aguas poco turbulentas con corrientes, presas y rápidos sin dificultad.
  • Nivel III – Dificil: Corrientes vivas y rápidos que necesitan alguna consideración. Requieren el dominio de la embarcación.
  • Nivel IV – Muy difícil: Para remadores entrenados ya que presenta aguas muy turbulentas, aunque predecibles. También puede haber cascadas de cierta consideración.
  • Nivel V – Extremadamente difícil. Peligrosa: Sólo para palistas perfectamente entrenados y preparados. Aguas muy turbulentas e impredecibles con peligrosos remolinos y cascadas.
  • Nivel VI – Impasable: No hay posibilidad de navegación.

Vídeos de Piragüismo