Saltar al contenido

Rafting

rafting
Rafting
El rafting es una actividad de turismo de aventura que consiste en bajar por ríos de aguas bravas en una barca hinchable muy resistente a los golpes. Normalmente los barcos tienen una capacidad de entre 6 y 8 personas, más un guía acompañante que actúa como timonel. Los tripulantes del barco están dispuestos simétricamente a ambos lados del barco (3 o 4 personas a cada lado del barco) el timonel está situado en la parte trasera para poder dirigir al resto de los ocupantes y hacer las maniobras para gobernar el barco. Para remar usamos una simple paleta (de una sola hoja). Es la actividad estrella del turismo activo y ha tenido un espectacular auge en los últimos años para convertirse en la referencia del turismo de aventura. Hoy en día el rafting es una de las actividades más demandadas por los amantes de los deportes de aventura en España y el resto del mundo, y también por el público en general.

¿Qué es el rafting y en qué consiste?

La mayoría de los ríos de montaña ofrecen condiciones inmejorables para la práctica de la modalidad de rafting (también conocida como descenso en bote) nacida en el río Colorado de los Estados Unidos.

Consiste en descender en una barca hinchable de 5 x 2 m, a través de las aguas bravas de un curso fluvial.

El barco que sigue el curso del agua es arrastrado por la corriente mientras que los miembros de la tripulación tratan de dirigirlo por medio de los remos y siguiendo las instrucciones del entrenador, un guía experimentado y conocedor del río que se coloca en la parte trasera del barco para dirigirlo.

Historia del rafting

El primer descenso conocido tuvo lugar en 1938 en el río Colorado en los Estados Unidos, con un aerobote del ejército. En 1972, el rafting se introdujo por primera vez como uno de los deportes para competir en los Juegos Olímpicos de Munich.

El rafting como deporte de aventura fue introducido en España en la década de 1980 por los deportistas franceses.

Rafting equipo

El rafting requiere un equipo que pueda soportar bajas temperaturas del agua y algunos accesorios que garanticen la seguridad:

  • Un traje de neopreno, que protege al atleta de la pérdida de calor en el agua.
  • Botas de goma (o zapatos para el agua), que son el calzado más apropiado.
  • Un chaleco salvavidas, obligatorio incluso para los buenos nadadores, que garantiza la flotabilidad del tripulante en el agua.
  • Un casco, que es un elemento de seguridad indispensable, sobre todo si el rafting se realiza en un sector del río con rápidos de grado 2 o superior, protegiendo los posibles impactos en las zonas vitales.
  • Una pala (remo) para cada miembro de la tripulación del barco.
  • Un bote inflable de PVC especial para este deporte, que tiene algunas modificaciones y características especiales propias (material de fabricación) para aumentar la seguridad.

Si no se dispone de equipo propio (es algo caro) o de experiencia, es aconsejable acudir a una de las empresas especializadas que disponen de todo lo necesario para la práctica del rafting: material y guías experimentados. De esta manera, después de unas breves instrucciones sobre cómo guiar el barco y una prueba en tierra con un monitor, está listo para comenzar el descenso.

Vídeos de Rafting