Saltar al contenido

Subwing

Subwing
Subwing
El Subwing da la oportunidad de explorar el océano de una forma nunca antes hecha, sólo hay que agarrar dos alas (aletas) conectadas con un pivote y dejarse arrastrar por un barco a motor. Puedes elegir tu propio ritmo y deslizarte directamente sobre el suelo del océano de arena, hacer giros, vueltas o simplemente navegar por la superficie. Las maniobras se realizan colocando las alas en diferentes ángulos, lo que permite alcanzar fácilmente inmersiones (arriba y abajo), movimientos laterales o giros. El submarinismo es una mezcla de esquí acuático y buceo libre, fue ideado por el noruego Simon Sivertsen. Hoy en día, las alas de fibra de vidrio y de fibra de carbono se venden a precios que oscilan entre los 400 y los 800 euros.

Subwing

En los últimos años la práctica del Subwing ha ido ganando cada vez más peso en las costas del mundo. Este deporte que muchos describen como volar bajo el agua es una forma diferente de disfrutar de la inmensidad del océano y de todo lo que esconde.

El creador de este nuevo deporte fue el noruego Simon Sivertsen. Durante unas vacaciones navegando en el Mediterráneo pensó en mezclar el esquí acuático con el buceo libre, este prototipo es lo que más tarde se convertiría en Subwing.

Aunque no es muy conocido, es un deporte muy simple que todo el mundo puede practicar. Consiste en agarrarse a una plataforma que intenta simular dos aletas conectadas por un pivote y dejarse arrastrar por una lancha a motor. Todo lo que tenemos que hacer es mantener la respiración el mayor tiempo posible y disfrutar del increíble paisaje que encontraremos mientras nos deslizamos por el fondo del océano.

Maniobrar y moverse es realmente simple, colocando las aletas en diferentes ángulos podemos hacer una variedad de movimientos, así como hacer inmersiones y moverse arriba y abajo.

Es un deporte que todo el mundo puede hacer y que no requiere preparación física previa ya que somos nosotros los que marcamos el ritmo, los movimientos y las inmersiones.

Los creadores del Subwing recomiendan que la longitud de la cuerda sea de aproximadamente 15 metros. Hay que tener en cuenta que cuanto más larga sea la cuerda, más profunda será la inmersión. Además de que la velocidad del barco es de entre 2 y 4 nudos, aunque no es muy alta debido a la densidad del agua, parece mucho más cuando estamos bajo ella.

Si nunca hemos practicado el Subwing la primera vez que lo hacemos no podemos olvidarlo en mucho tiempo. Es un deporte sencillo que no decepciona a nadie, ni joven ni viejo. Para disfrutar del Subwing sólo necesitaremos un barco, unas alas de fibra de vidrio o de carbono, una máscara de buceo y si queremos unas aletas de snorkel.

Si eres un amante del mar y del deporte no puedes pasar más tiempo sin saber lo que es practicar el Subwing. Decide la costa que quieres descubrir y empieza a practicar este deporte con tu familia o amigos, seguro que no te decepcionará.

¿Qué barco necesitamos para el Subwing?

La velocidad recomendada del arrastrero es de entre 2 y 4 nudos como máximo,

Siendo la velocidad de arrastre muy baja, como un barco se puede usar desde una lancha a motor, una moto acuática o incluso un barco de vela sería factible.

Dependiendo de la capacidad del barco utilizado, varias personas podrían ser arrastradas al mismo tiempo, con diferentes tablas o simplemente unidas por sus pies.

¿Cómo practicar subwing?

El submarinismo es una actividad de arrastre que no supone una gran dificultad, simplemente consiste en dejarse llevar por el agua recreando la sensación de volar bajo el agua.

A diferencia del esquí acuático, este deporte no requiere ninguna técnica y puede ser practicado tanto por niños como por adultos, ya que no requiere mucho esfuerzo o incluso un entrenamiento especial.

Lo único que hay que hacer es aferrarse a la tabla y dejarse llevar, tomando siempre las precauciones y medidas de seguridad necesarias y lógicas.

Este deporte se realiza a velocidad libre, sin necesidad de tanques de oxígeno como en el buceo.

Con nuestro traje de baño, tal vez un neopreno (si el agua está fría), unos botines (en caso de que el suelo sea rocoso o desigual) un chaleco salvavidas y unas buenas y ligeras gafas de buceo estaríamos listos para empezar.

¿Cómo volar bajo el agua?

Una vez listos, lo primero que hacemos es sujetar bien la tabla por las asas de goma que están en cada una de las alas del submarino, es entonces cuando nos damos cuenta de que éstas pueden moverse independientemente, de modo que si lo que queremos es bajar para bucear, debemos mover las alas hacia abajo, si por el contrario queremos ascender estaríamos orientados hacia arriba.

Otra opción más conservadora para volar bajo el agua es dejarse arrastrar por la superficie agarrándose a la cuerda que la tabla tiene en el medio.

Para los nadadores más experimentados, y a medida que vayas practicando, puedes empezar a hacer piruetas y giros bajo el agua. Para ello, debes girar tus alas independientemente en direcciones opuestas.

Vídeos de Subwing